Lidiar con un bebé con cólicos puede ser el período más frustrante y ansioso de la vida de un niño para sus padres. La alegría y la euforia de la llegada de tu recién nacido se ven repentinamente reemplazadas por sufrimiento, falta de sueño e incluso pánico. Muchos padres se sienten impotentes o frustrados porque no pueden ni controlar ni aliviar el temblor de agonía incesante de su bebé. Alimentar, reconfortar, ofrecer masajes en la espalda, caminar por la casa con el bebé en los brazos por horas, nada parece funcionar. Al igual que el dolor del parto, es una experiencia que la mayoría de las madres preferirían olvidar.

Síntomas De Los Cólicos

Los cólicos en los niños no se consideran una enfermedad, en lugar de eso son una condición caracterizada por un conjunto de síntomas. No hay ninguna prueba específica para los cólicos, los síntomas en sí mismos permiten realizar un diagnóstico de los cólicos:

  • El bebé llora vigorosamente por períodos largos, a pesar de los esfuerzos de consolarlo.
  • Los síntomas se manifiestan alrededor de 2 o 4 semanas de edad, entran en la etapa pico alrededor de los 2 meses y se calman después de 3 o 4 meses.
  • Los episodios comienzan y terminan abruptamente alrededor del mismo momento del día, frecuentemente después de las comidas en la tarde o en la noche.
  • El bebé muestra señales de incomodidad de gases e inflamación abdominal. Los síntomas de los cólicos con frecuencia desaparecen poco después de los movimientos intestinales o después de que han pasado los gases.
  • El bebé se retuerce al llorar como si tuviera mucho dolor. Puede notar que hala las rodillas al pecho, aprieta los puños, agita los brazos o piernas, arqueando la espalda.
  • El bebé muestra signos de intentar “pujar” y “apretar” como si tuviera fuertes movimientos intestinales. Su rostro se torna rojo.
  • El bebé demuestra irritabilidad, confusión y dificultad para dormir.

En 1954, un renombrado pediatra llamado Morris Wessel introdujo la moderna definición de cólicos como “un bebé de otra forma completamente sano que tiene paroxismos (p.e., ataques) de llantos, irritabilidad y confusión que duran por más de tres horas por día, más de tres días por semana por un período de tres meses”. Esta definición se suele conocer como la “regla de los tres” y es utilizada por pediatras hasta la actualidad. Los cólicos son bastante comunes, afectando a cerca de un cuarto de todos los bebés nacidos en los Estados Unidos, pero dado que los bebés pueden experimentar síntomas parciales o síntomas expresos de los cólicos en diferentes grados, es difícil determinar el porcentaje exacto.

Es importante distinguir entre los bebés con “altas necesidades” que podrían ser naturalmente inquietos y no necesariamente cumplen con la estricta definición de cólicos de Wessel. Otra diferencia es que los bebés con altas necesidades suelen tener temperamentos difíciles, mientras que los bebés con cólicos parecen estar sufriendo genuinamente de dolor. Los bebés con altas necesidades responden bien a los consuelos y a la atención de los padres, mientras que los bebés con cólicos no. Para comparar los síntomas de tu bebé con las observaciones de otros padres, toma nuestra breve encuesta de síntomas.

En la mayoría de los casos, los cólicos en los infantes se resuelven naturalmente dentro de los 3-4 meses, sin embargo, para muchos padres esto puede parecer una eternidad. En casos muy raros los cólicos pueden durar hasta por 12 meses. Los cólicos tienen muy pocas probabilidades de causar a los niños daños duraderos, sin embargo, existen algunas excepciones. El Centro Nacional del Síndrome de Bebé Sacudido (NCSBS, por sus siglas en inglés) estima que cerca del 90% de los casos de Síndrome de Bebé Sacudido y de casos de traumas en la cabeza por abusos son activados por llantos inconsolables que suelen ser el resultado de los cólicos. Aunque nunca hay una excusa para sacudir a un bebé, los lamentos sin fin ciertamente dañan los frágiles nervios de los padres y hermanos. Muchos de nuestros clientes juran que ni siquiera hubieran considerado tener más hijos si no fuera por su descubrimiento de Colic Calm mientras que otros afirman que ha salvado su matrimonio.

Colic Theories

Las Teorías De Los Cólicos

Aunque no hay ninguna causa científicamente demostrada para los cólicos, la mayoría de los expertos apuntan a la incomodidad gastrointestinal como un posible disparador. De hecho, la palabra cólico se deriva de una palabra del griego antiguo, pronunciada “kōlon” que quiere decir intestino. Si los bebés pudieran hablar y decirnos precisamente la ubicación y naturaleza de sus incomodidades, la comunidad médica podría tener una comprensión mucho más definitiva de esta condición. Hay al menos nueve teorías propuestas para explicar la fuente de los cólicos, pero dado que las mismas no tienen una causa definida precisamente, sino que son una colección de diferentes síntomas, es probable que los cólicos puedan deberse a distintos factores en bebés diferentes. Una explicación de múltiples causas también tiene sentido porque los síntomas de los cólicos suelen manifestarse de distintas formas en bebés diferentes.

Teoría De Los Cólicos

Evidencias

Tratamientos*
(consulte con el médico de su bebé antes de comenzar o cambiar cualquier tratamiento)

1. Gases Intestinales Atrapados
Debido a una ingestión inmadura, la comida y los líquidos son empujados a través de los intestinos con unos músculos especiales en un movimiento similar a una ola conocido como peristalsis. El sistema digestivo está regulado por un sistema nervioso complejo y el sistema nervioso de los bebés por definición es inmaduro. Sus procesos digestivos están literalmente aprendiendo a funcionar.

Los gases, que son un producto natural de la digestión, pueden quedarse atrapados y el sistema digestivo inmaduro de los bebés no puede resolver esta situación.

Cuando la presión dolorosa de los gases se acumula en los intestinos puede causar un bloque intestinal que, a su vez, puede generarles reflujos a los bebés. Por lo tanto, algunos bebés pueden presentar los síntomas de reflujos y gases en combinación.

Los bebés con cólicos presentan señales de inflamación intestinal, abdomen distendido y endurecido y señales de “pujar” o “sufrir” como durante un movimiento intestinal.

Los síntomas de los cólicos suelen desaparecer después de que han culminado los movimientos intestinales o de que los gases han pasado.


Una incomodidad de gases en los bebés puede aliviarse a través de remedios naturales para aliviar los gases como Colic Calm, masajes en el estómago, eructos con más frecuencia y una variedad de otras técnicas. Ver nuestra sección sobre el alivio de los gases de los bebés para más información.

2. Reflujo Gastroesofágico (RGE)
En su libro “Cólicos resueltos”, el pediatra Bryan Vartabedian postula que el reflujo es una causa común de los cólicos. Aunque todos los bebés tienen una tendencia de escupir, no todos tienen la capacidad de liberarse de los jugos gástricos ácidos de los reflujos. Cuando los ácidos permanecen en el esófago sin protección, esto conlleva a un dolor de acidez y una mayor incomodidad.

El Dr. Vartabedian apunta a las similitudes entre los síntomas de los cólicos y los reflujos en los infantes y cita datos que respaldan esta teoría; 65% de los bebés de 4 meses presentan Reflujos Gastro Esofágicos y casi el 70% de los bebés entre 4 y 6 meses de edad escupen al menos una vez por día.

Sin embargo, otros estudios clínicos sugieren que los fármacos para los reflujos no tienen ningún efecto beneficioso sobre los cólicos y que los reflujos son únicamente un factor en una pequeña minoría de los casos. De acuerdo con el Dr. Eric Hassall, un pediatra gastroenterólogo en la Sutter Pacific Medical Foundation; los resultados de al menos cuatro ensayos clínicos ahora muestran que estos fármacos no trabajan mejor que los placebos a la hora de tratar bebés con reflujos.

Hay una tendencia creciente de tratar los bebés con cólicos con fármacos de prescripción para los reflujos, como los PPIs y los antagonistas H2 que suprimen la producción de ácidos estomacales del cuerpo. Desafortunadamente, los fármacos sintéticos para los reflujos tienen efectos secundarios porque interrumpen el proceso digestivo natural del cuerpo. El ácido estomacal es esencial para una absorción correcta de ciertos nutrientes como el calcio, el ácido fólico y la vitamina B y también ayudan a proteger los intestinos de infecciones.

Colic Calm es una alternativa natural y libre de efectos secundarios que, a diferencia de los fármacos sintéticos, no requiere dosificaciones regulares. Colic Calm ofrece un alivio rápido de los síntomas cuando aparecen los reflujos y puede mantenerse a mano para aplicarse únicamente cuando los síntomas ocurran.

Si un bebé sufre de reflujos, normalmente es recomendable levantar al bebé e inclinarlo un poco al dormir y al alimentarlo, dado que esto puede prevenir los reflujos. Algunos padres utilizan una cuña diseñada especialmente para esto.

Visita nuestra página sobre los reflujos para obtener más información.

3. Alergias A La Proteína De La Leche
La caseína y el suero son las proteínas más abundantes en la leche. Cuando el sistema inmune de un bebé reacciona negativamente a la proteína de la leche de vaca, puede ocurrir una inflamación e irritación. Puedes notar rastros de sangre o mucosas fibrosas en los pañales de los bebés que presentan esta condición. Otros de los posibles síntomas de la alergia a la proteína de la piel incluyen diarrea, reflujos, congestión o erupciones en la piel. Los estudios sugieren que hasta un 5% de los bebés tienen algún tipo de alergia a la proteína de la leche.

El aumento de la cantidad de los gases y otras formas de incomodidades gastrointestinales que parten de las alergias a la proteína de la leche son bastante similares a los síntomas de los cólicos.

Consulta con tu pediatra rápidamente si sospecha de una alergia a la proteína de la lecha.

4. Deficiencia De Lactasa Temporal (DLT)
A pesar de la similitud superficial a una alergia a la proteína de la leche explicada más arriba, este es un problema completamente diferente. La lactosa es un azúcar contenido en muchos tipos de leche. Los individuos con intolerancia a la lactosa no son capaces de producir cantidades suficientes de la enzima lactasa para romper y digerir esta azúcar apropiadamente. En lugar de esto, las bacterias en el intestino se dan un festín con la lactosa no digerida, generando cantidades excesivas de gases, inflamación e incluso diarrea.

El aumento en las cantidades de gases y otras formas de incomodidad gastrointestinal de la intolerancia a la lactosa son bastante similares a los síntomas de los cólicos.

Si un bebé es alimentado con fórmulas, una fórmula libre de lactosa pude ayudar. Las sugerencias de nuestra página de alivio de gases también pueden ayudar a aliviar las incomodidades generadas por los gases.

*Colic Calm no tiene la intención de tratar la condición subyacente que causa la Intolerancia a la Lactosa.

5. Alergias A Los Alimentos
Algunos estudios sugieren que la dieta de las madres afecta a los bebés que están siendo amamantados. Los alimentos específicos contienen trazas de elementos que pueden pasarse a través de la leche materna, por lo que la teoría afirma que se pueden generar reacciones en el estómago de los bebés que posteriormente generan cólicos. Las comidas en las que la dieta de la mamá ha sido vinculada con los gases en los bebés incluyen la leche de vaca, los vegetales crucíferos, los granos, guisantes, comidas ácidas como las frutas cítricas, el café, las fresas y tomates, además de los productos lácteos, soya o maníes.

De la misma forma, los elementos encontrados en fórmulas, como las proteínas de la leche de vaca, pueden afectar a los bebés que están siendo alimentados con fórmula.

El aumento en las cantidades de gases y otras formas de incomodidad gastrointestinal por sensibilidades a los alimentos son similares a los síntomas de los cólicos.

A la hora de amamantar, descontinúa la ingesta en tu dieta de comidas que puedan generar sospechas y evalúa si los síntomas mejoran. Si esto ocurre, re-introduce gradualmente comidas hasta que los síntomas regresen. De esta forma, podrás identificar el alimento de origen, en caso de que de hecho la sensibilidad a algún alimento sea la causa.

Se puede intentar cambiar a los bebés que están siendo alimentados con fórmulas a una fórmula hipo-alergénica.

6. Teoría Del Cuarto Trimestre
En su libro, “El bebé más feliz de la cuadra”, el pediatra Harvey Karp propone la teoría del cuarto trimestre faltante para explicar los cólicos.

En esta teoría se afirma que los cólicos son el resultado del sistema nervioso inmaduro de los bebés al ser perturbado por señales nerviosas que ocurren antes de los movimientos intestinales, conocidas como reflejos gastro-cólicos. El reflejo gastro-cólico es una función nerviosa autonómica que activa a los intestinos a comenzar a trabajar conforme la comida es procesada en el estómago. Adicionalmente, el Dr. Karp cree que la ausencia de sensaciones ricas disponibles en el útero puede estar causando estrés en los bebés.

Aunque el Dr. Karp ha recibido recomendaciones de celebridades de alto perfil, los datos científicos de vinculación directa o con respaldo clínico para sustanciar estas teorías son limitados.

Las técnicas de las “5 S” funcionan para algunos niños, pero esto no necesariamente implica que la teoría del cuarto trimestre es correcta.

El Dr. Harvey recomienda la aplicación de las 5 S en combinación para calmar y tranquilizar a los bebés; envolver (envolviéndolos con firmeza en una manta diseñada para esto), posición lateral del estómago, sonidos calmantes, mecer y succionar, a través del uso de un chupón. Estos pasos tienen la intención de reproducir el ambiente reconfortante que el bebé experimenta en el vientre.

7. Sistema Nervioso Inmaduro
La sobre-estimulación puede potenciarse por demasiada actividad, personas o estimulación en el hogar. Otras variantes de esta teoría implican que los biorritmos de los bebés no se han establecido aún en la infancia temprana, el sistema nervioso entérico está aprendiendo a funcionar, o que el bebé está experimentando ansiedad por la separación maternal.

Aunque es verdad que la sobre estimulación puede hacer que un bebé sufra de cólicos y de intranquilidad, no hay muchas evidencias que soporten que esta puede ser una causa subyacente de los cólicos.

Un estudio de 1991 concluyó que las madres que fueron entrenadas para cargar a su bebé con cólicos y para ser más “responsivas” no vieron una verdadera reducción en la presencia de los llantos.

Dado que los cólicos por definición son “llantos inconsolables”, sus esfuerzos de consuelo no funcionaron.

Si un bebé está sufriendo de incomodidades por el dolor y no por una ansiedad nerviosa, entonces intente los consejos presentados más arriba en este artículo.

8. Ansiedad Maternal
La depresión post-parto afecta a la mayoría de las nuevas madres hasta cierto punto. Aunque en el pasado solía creerse que los cólicos eran causados por la condición emocional de las madres, esta teoría carece completamente de fundamento.

Sin embargo, dado que los bebés son sensibles a lo que los rodea, demasiada estimulación o estrés emocional puede agravar los cólicos si la condición ya está presente.

Aunque se garantiza que un bebé con cólicos puede causar estrés a una madre, no hay ninguna evidencia de que los cólicos puedan ser causados por el estado mental de las madres. Los cólicos no son una consecuencia de malos padres o de que un bebé absorba de alguna forma las emociones de sus padres.

Los cólicos causarán estrés para toda la familia y específicamente a la madre. Habla con un amigo o familiar y mantente positiva. Tomar acciones como las presentadas en la lista de abajo puede ayudar a superar la frustración y sensación de impotencia. De ser posible intenta compartir la carga con alguien de confianza como un amigo o familiar.

9. Desbalances Bacterianos
La importancia de los probióticos (bacterias beneficiosas) al proceso digestivo ha sido conocido por más de un siglo. Se conoce que los probióticos tienen la habilidad de inhibir bacterias tóxicas, suplementar las enzimas digestivas naturales y ayudar a procesar los nutrientes en la comida. Dado que los bebés nacen con un intestino limpio y prístino, les toma varios meses acumular niveles adecuados de esta flora para ayudarles en la digestión de la leche y la fórmula.

No está claro si la ausencia de bacterias benéficas o simplemente la presencia de las bacterias malas pueden causar incomodidades digestivas en los bebés. No obstante, diversos estudios muestran que la suplementación con probióticos (p.e., bacterias benevolentes) puede reducir la duración de los cólicos en los bebés.

Un estudio realizado por la Universidad de Texas también ha vinculado la bacteria Klebsiella a la mitad de los bebés con cólicos en su muestra.

Suplementar la dieta de los bebés con gotas de probióticos, particularmente Lactobacillus reuteri, indicadas para los bebés, puede reducir los síntomas de los cólicos cuando son aplicadas de forma consistente durante un período de diversas semanas.

Utiliza Colic Calm cuando sea necesario para aliviar la incomodidad digestiva excesiva durante el período de múltiples semanas que requieren los probióticos para hacer efecto.

Consejos y Remedios Para Los Cólicos

El aspecto más frustrante de los cólicos es la naturaleza aparentemente inconsolable de la incomodidad de los bebés. Aunque con frecuencia los padres suelen sentirse impotentes, hay ciertos pasos que se pueden tomar que pueden ofrecerte a ti y a tu bebé comodidad y ayudar a potenciar el sueño de toda la familia. No solamente puedes aliviar el sufrimiento de tu bebé, también puedes limitar la duración de los cólicos siguiendo algunos de los simples pasos abajo, sin embargo, debido a que cada bebé es diferente y las causas pueden variar, no todos los consejos funcionan para todos los bebés. Se necesita un poco de ensayo y error.

  1. Lleva un diario de cólicos: al documentar los episodios de cólicos de tu bebé, podrías ser capaz, tú y tu pediatra, de anticipar sus episodios y detectar las causas. Un diario de cólicos contiene un registro de elementos como el momento en el día en que comienzan los episodios y su duración, los patrones de sueño y de alimentación y las estrategias que ya han probado y sus efectos, el sonido del llanto de tu bebé, el comportamiento de tu bebé, su postura durante los episodios y el olor y color de las defecaciones y orina.
  2. Agua de Gripe: Por más de cien años, el agua de gripe ha sido el remedio confiable para los cólicos utilizado por pediatras, niñeras y millones de padres en el mundo. El agua de gripe de la mejor calidad debe estar registrada por la FDA en términos de seguridad y eficacia, contener ingredientes completamente naturales y estar fabricada de acuerdo a las estrictas regulaciones de la FDA en sus buenas prácticas de fabricación (GMP, por sus siglas en inglés) para los medicamentos homeopáticos. Colic Calm® es la única agua de gripe que cumple con este alto estándar y trabaja rápidamente; normalmente en cinco minutos o menos, ofreciendo un alivio seguro y efectivo sin efectos secundarios. Muchos padres simplemente describen Colic Calm como la medicina milagrosa.
  3. La postura de cólicos: La postura de cólicos utiliza la gravedad para aplicar una presión suave sobre el abdomen de tu bebé. Esto puede ayudar al bebé a expulsar sus gases y mejorar la movilidad en los intestinos. Levante al bebé boca abajo con su barriga descansando en su antebrazo, las piernas del bebé deben estar alrededor de su codo y su mentón reposando sobre su mano. Puede dar al bebé un masaje suave en la espalda para mayor presión. Un resultado similar también puede lograrse colocando al bebé boca abajo sobre tu pierna, estando sentado al mismo tiempo. Alternativamente, intenta el anido en el cuello, en el que la cabeza del bebé se coloca entre el mentón, pecho y la parte superior de la espalda y se sujeta suavemente al bebé derecho para aplicar una presión ligera sobre el área del estómago.
  4. Té herbal Los tés tibios son un antiguo “remedio popular” para los cólicos. Hay evidencias de que el té de hinojo puede ser particularmente útil.
  5. Sonido: Los sonidos ambientales, como los del útero, pueden ser estimulados utilizando ruido blanco como un secador de pelo, aspiradora, secadora, estática de radio o sonidos calmantes.
  6. Música: Las grabaciones de nanas de cuna o cantarle a tu bebé puede funcionar para distraer al bebé de incomodidades, esto sin mencionar que puede calmar los nervios de los padres.
  7. Movimientos: Mecer en movimientos laterales, movimientos vibratorios o bailes suaves pueden calmar a los bebés más alterados. Puedes sujetar al bebé en tus brazos, en forma de cuna, mecerlo o inclusive llevarlo a dar un paseo. También puedes sentarte en una pelota de ejercicios para crear un movimiento de rebote que a muchos bebés les encanta.
  8. Probióticos: Se ha demostrado en diversos estudios que los bebés tratados con un tipo especial de probióticos orales disponibles para infantes, como Lactobacillus reuteri, muestran una reducción en los episodios de llanto al ser comparados con grupos placebo.
  9. Masajes Se sabe que un masaje estomacal suave puede ayudar a algunos bebés a mejorar la incomodidad digestiva asociada con los cólicos y a mejorar la motilidad de los gases atrapados.
  10. Acurrucar, envolver y sujetar: Manteniendo a tu bebé cerca en tus brazos, envuelto en una manta o en un cabestrillo puede ayudar a calmar a un bebé irritable. Esto crea un ambiente cálido y de confianza que se parece al del útero.
  11. Simeticona: Este fármaco es referido por algunos médicos como el remedio para los gases. Aunque la simeticona es relativamente segura, no hay evidencias de que de hecho funciona mejor que los placebos y los estudios han mostrado que es completamente ineficiente.
  12. Un baño caliente: Puede relajar a un bebé especialmente si se combina con la aromaterapia (como un jabón con esencia o aceites de baño).
  13. Chupones: Puede ayudar al bebé a calmarse al activar el reflejo de chupar.
  14. Aumentar la frecuencia de la alimentación: Si se alimenta al bebé por menos tiempo y más frecuencia se puede ayudar a aplacar su ánimo en caso de que el hambre sea un factor en su irritabilidad, además el reflejo de chupar ciertamente tiene un efecto relajante en los bebés. Asegúrate de no sobrealimentar al bebé porque esto podría empeorar los síntomas. Si estás amamantando, vacía uno de los pechos por completo antes de cambiar de lado, esto se debe a que la leche final tiene menos lactosa, lo que puede contribuir con la aparición de gases.

Intenta llevar una lista de consejos para los cólicos como la que se presenta abajo para determinar qué puede funcionar mejor para tu bebé y discútelo con su pediatra o su proveedor de servicios de la salud.

*Liberación de responsabilidad: La información ofrecida en esta página web no debería ser utilizada como un sustituto de los servicios de atención médica profesional para la prevención, diagnóstico o tratamiento de la condición de su hijo. Por favor consulte con el médico o farmaceuta de su bebé antes de darle cualquier tipo de medicamento (de prescripción o de venta libre) o antes de seguir cualquiera de los planes de tratamiento mencionados. Esta información se le ofrece únicamente para ayudarle a estar tan informado como sea posible sobre la condición de su bebé. Debe consultar con el médico de su hijo si tiene preocupaciones en relación a sus síntomas, dado que el médico puede ser capaz de identificar o excluir ciertas causas de la incomodidad de su bebé.

Colic Checklist

Qué Están Diciendo Los Padres

Parent Testimonials

“¡QUÉ PRODUCTO TAN FABULOSO! Intenté con el agua de gripe que venden en las tiendas y estuvo bien, pero de todas formas no lograron calmar a mi nena demasiado. Me sentía un poco dudosa de comprar Colic Calm porque es un poco costoso para mí y nunca había escuchado hablar del producto. Realmente me gustan las soluciones homeopáticas en comparación con todas las medicinas que intentan darles a los bebés y entonces… lo probó y funcionó de maravilla. Compré 2 botellas y terminé dándole la otra botella a una amiga porque su bebé tenía muchos cólicos… ella tampoco podía creer lo bien que había funcionado. ¡Ella había probado todo con su pequeña también y después de muchos meses de noches sin dormir finalmente logró que su bebé se calmara! ¡Gracias de nuevo! ¡El costo no debería ser importante cuando se sabe que es algo bueno y natural para calmar a un bebé! Muchas, muchas gracias. ¡Kelly y una amiga!

Kelly R – Kentucky

“Desde la primera noche en el hospital, pude darme cuenta de que mi bebé tenía muchos gases. Se veía irritable solamente cuando tenía gases y no durmió absolutamente nada esa primera noche (nunca dormía). Comencé a darle Mylicon con cada comida tan pronto como llegué a casa y esto ayudó un poco apenas. A las 2 semanas, los síntomas de los reflujos aparecieron. Pude darme cuenta de que mi bebé tenía mucho dolor porque se arqueaba y gritaba. ¡No hay nada más desolador que saber que lo que le estás dando a tu bebé le está haciendo daño físicamente! Fuimos al médico y comenzamos desde el principio. Eructaba con frecuencia, lo alimentaba inclinado y lo mantenía derecho durante 30 minutos después de comer, dándole masajes en el estómago varias veces al día y haciendo bicicletas con sus piernas. Después dejé de consumir productos lácteos. Y posteriormente dejé los granos, las comidas ácidas, las gaseosas, el brócoli, etc. Después el Zantac. Después Prevacid. El Prevacid finalmente le dio un poco de alivio. Pero solucionar la acidez era solamente una parte del problema”.

Aun así, se despertaba de cada siesta gritando y agachándose y gritando. Lo levantábamos y lo cargábamos, ejerciendo presión sobre su estómago mientras que lloraba durante 20 minutos por el dolor. Repentinamente con una importante liberación de gases se aliviaba, e inmediatamente se volvía a dormir. Los episodios de llantos en las noches también eran comunes y aunque yo no quería admitir que tenía un bebé con “cólicos”, definitivamente estaba sufriendo de episodios de llantos de cólicos. Adicionalmente, alimentarlo era cada vez más difícil, incluso ahora que ya no teníamos que lidiar con la acidez. Inmediatamente después de que la leche llegaba a su estómago y las cosas comenzaban a moverse, empezaba a retorcerse inmediatamente. Realmente podíamos alimentarlo sin llantos – de parte de ambos.

Cuando me tropecé con su página web (mi bebé tenía 6 semanas en ese momento) y leí los testimoniales, NO tuve ninguna duda de que su producto era mi respuesta. No podía aguantar la espera de 2 días para que el producto llegara a mi correo. Desde el momento en que la botella llegó, no hemos tenido ni un solo capítulo de alimentación sin éxito o con demasiados llantos. Mi dulce bebé ha sido capaz de enfocarse en las cosas que le rodean en lugar de estar luchando constantemente para combatir con los gases que están bloqueando su sistema digestivo. Se ha vuelto más feliz y social y más consciente de lo que le rodea. Se despierta en las mañanas con arrullos y feliz, en lugar de gritar de dolor. No podría pedir por nada más.

Finalmente, sé que algunas personas han mencionado que el costo de Colic Calm es un poco excesivo, pero el Mylicon cuesta 10$ por botella de 1oz. Y no es un producto por el que encendería una vela. Gracias, gracias, gracias Colic Calm. Se lo he recomendado a todos mis conocidos y les agradezco incansablemente por la comodidad de mi bebé y mi sanidad.

Giselle

“¡Esto es increíble! Mi hijo ha tenido cólicos/reflujos horribles desde pocos días después de su nacimiento. Parecía que lo único que hacía era llorar (¡yo también!). Lloraba porque tenía hambre, lloraba porque le dolía la barriga, lloraba porque se le devolvía la comida, ¡y después lloraba porque su barriga se vaciaba y tenía hambre de nuevo! Y después lo poco que lograba mantener abajo le daba tantos gases que literalmente podías sentir sus intestinos moviéndose. Realmente no conoces un corazón roto hasta que tu pequeño bebé te mira gritando de dolor, con lágrimas recorriendo su pequeña carita y pidiendo ayuda, y que tú no puedas hacer nada. Los médicos estaban preocupados porque no estaba ganando peso (no porque le faltara comida, ¡sino porque no lograba mantenerla ahí!). Le hicieron todo tipo de pruebas e intentaron diversas medicinas sin ninguna suerte. Afortunadamente, encontré Colic Calm online y ordenamos una botella para probar, esperando un milagro. Unos pocos minutos después de la primera dosis dejó de gritar y de hecho comenzó a sonreír conforme se volvía a dormir. Y ahora, unas pocas semanas después, ¡está recuperando el peso que se supone que debería haber ganado para este momento! ¡Esto funciona milagrosamente! ¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!”.

Amanda M – Surgoinsville, TN

“¡Este producto es maravilloso! Es lo único que ayuda a mi hija. Lo encontré cuando tenía unos cólicos terribles cuando no había cumplido un año todavía y funcionó mejor que cualquier otro producto para sus gases. Unos pocos minutos después de la dosis se siente aliviada. Ahora tiene 2 años y todavía lo utilizamos, incluso me pregunta por su nombre y después me dice “me duele la barriga mami, necesito Colic Calm mami”. También ha ayudado a mi esposo. Continuaremos comprando este maravilloso producto. Puede costar un poco más que los que se encuentran en las tiendas, pero vale cada centavo”.

Toby S – Ft Myers, FL

“Nuestro bebé nació prematuramente a las 28 semanas y tuvo problemas en los intestinos desde el 1er día. Nos dijeron que era normal que los bebés prematuros sintieran gases, tuvieran estómagos irritables, problemas por escupir excesivamente, reflujos y mucho más. Comenzó a tomar medicinas para reflujos después de 1 mes de vida, por recomendación de un pediatra. La medicina parecía ayudarle ligeramente, pero yo estaba decidido a conseguir una solución “natural” mejor una vez que saliera del hospital. Finalmente encontré “Colic Calm” y estoy muy feliz por haberlo intentado. Después de solamente una dosis la disposición de nuestro hijo cambiaba y apenas necesitaba escupir. ¡Comencé a darle “Colic Calm” diariamente y qué diferencia! Ya apenas tiene gases, los reflujos desaparecen completamente y el reflujo fue mínimo. Desde entonces les cuento a todos mis amigos sobre su producto y TODO el éxito que he tenido con “Colic Calm”. Acabamos de tener un segundo bebé y pedimos “Colic Calm” de nuevo para tenerlo a mano si lo necesitamos”.

Shannon – Seattle, WA

“Al principio estaba muy escéptica y convencida de que probablemente tendría el bebé en el que esto no funcionaría. Intenté con otras aguas de gripe antes, pero nada parecía funcionar. Pero al estar desesperada con un bebé con cólicos, harías lo que sea. Lo intenté, ¡y estoy muy feliz porque funcionó! Funciona muy bien en mi bebé y unos minutos después de administrarlo cuando está muy confundido, ¡se ve muy feliz y se siente mejor! ¡Esto es lo mejor! Se lo recomiendo a todo el mundo; ¡esto es milagroso!”.

Kim Y.

“Mi nieto ha estado sufriendo de hipo y dolor cuando lo alimentan. Mi hija estuvo en mi casa anoche y estaba muy frustrada. Busqué frenéticamente en Google los reflujos en bebés. Hice clic en lo primero que vi. Su página salió. Puse mi dedo en la “pegatina” de CVS, podíamos intentar esto. Eran las 8:30. Me apuré a cruzar el pueblo para llegar al CVS antes de las 9. Había 4 productos en los anaqueles. Los agarré todos y comencé a leer los ingredientes. Uno por uno los fui colocando en el anaquel de nuevo. Todos tenían algo que no me gustaba. No sé exactamente por qué, solamente mis instintos. Su caja quedó en mi mano. Revisé una y otra vez la lista de ingredientes. Me gustó que estaba fabricado en EE.UU. En cuanto al precio, era el doble de los demás. Realmente no me importó, solamente lo quería mencionar para las demás personas. Mi hija se lo llevó a casa”.

“Estos son los mensajes de texto que recibí. 10:53 ¡ESTÁ FUNCIONANDO! 10:55 ¡Gracias, gracias, gracias! Eres la mejor abuela del mundo… no le digas a la abuela (mi mamá). 11:22 Oh, Dios. Esto es una medicina maravillosa. Ni un solo ruido de su parte mientras come. 11:26 Gracias mamá. Se durmió con tanta facilidad y tan temprano para él que después de todo puede que me quede hasta tarde viendo la boda (real)”.

Kairen H.

“Oh, Dios este producto es absolutamente FANTÁSTICO. Estaba un poco dudosa de probarlo solamente porque nunca se sabe que es real y qué no, pero mi esposo y yo estábamos tan desesperados. Nuestro hijo fue diagnosticado con reflujos ácidos a los 4 meses y le comenzaron a dar Zantac. Lo ayudó a dejar de escupir, pero no alivió su dolor. Sentía tanto dolor que llegó un momento en que asociaba la botella con el dolor y era realmente difícil darle de comer. También hubo ocasiones en las que lo tuvimos que alimentar con una jeringa solamente para que llegara a su requerimiento mínimo. Realicé un pedido de este producto y QUÉ ENORME diferencia hizo para él antes de darle de comer. Ahora succiona de su botella hasta el final y el dolor ha cedido. GRACIAS Colic Calm, han hecho de este hogar un lugar mucho más placentero”.

Tara S – Ohio

Referencias

  1. Incomodidades paroxismales en la infancia, a veces llamadas “cólicos”Wessel MA, et al. Pediatrics. 1954; 14:421-435
  2. Los cólicos resueltosBryan Vartabedian, M.D.
  3. Jordan B, et al. Efecto de los medicamentos anti-reflejos, placebo e intervención en la salud mental de los niños sobre el llanto persistente: un ensayo clínico aleatorizadoJ Paed Ch Health 2006;42:49-58
  4. Moore DJ, et al. Ensayo controlado por placebo de doble ciego para el omeprazol en bebés irritables con reflujos gastroesofágicosJ Pediatrics 2003;143:219-23 CrossRef
  5. La simeticona en el tratamiento de los cólicos en los bebés: un estudio aleatorizado, controlado por placebo, con múltiples centros. Thomas J. Metcalf, Thomas G. Irons, Lawrence D. Sher, and Paul C. YoungPediatrics 1994; 94:1 29-34
  6. El “Cuarto Trimestre”: Una estrategia para comprender y resolver los cólicosHarvey Karp M.D. Contemporary Peds 2001; 21:92-114
  7. Llevar a cabo una “Terapia” para los cólicos: Un ensayo controlado aleatorizadoRonald G. Barr, Sara J. McMullan, Heinz Spiess, Denis G. Leduc, John Yaremko, Randy Barfield, T. Emmett Francoeur, Urs A. Hunziker
  8. Las proteínas de la leche de vaca causan cólicos en bebés que están siendo amamantados: un estudio de doble ciegoIréne Jakobsson, Tor Lindberg, PEDIATRICS Vol. 71 No. 2 February 1, 1983 pp. 268 -271
  9. Niño Sano Mundo SanoChristopher Gavigan
  10. Medicina Inteligente para un Niño más SaludableJanet Zand, N.D., L.Ac., Robert Roundtree, M.D., Rachel Walton, MSN, CRNP
  11. Cuando tu bebé no deja de llorar: una guía de los cólicos para los padresTonja H. Krautter, Psy.D., L.C.S.W.
  12. Comprender la salud de su hijoSusan K. Schulman, M.D.
  13. El libro del bebé intranquilo: educar a tu hijo de altas necesidades desde el nacimiento hasta los cinco añosWilliam Sears M.D., Martha Sears R.N.