La Causa y Tratamiento Para el Hipo en Bebés y Recién Nacidos

Todo el mundo está familiarizado con el hipo. Todos lo hemos experimentado de vez en cuando, cada vez con menos frecuencia conforme vamos haciéndonos mayores. Los bebés son particularmente propensos al hipo, incluso dentro del vientre, a veces tan temprano como la 6ta semana después de la concepción. Sin embargo, el hipo normalmente no es nada de lo que debamos preocuparnos. Puede durar desde un minuto hasta una hora, pero no hace ningún daño al bebé – de hecho, algunos bebés parecen divertirse por la sorpresa que les causa. El hipo en los bebés es uno de esos comportamientos y reflejos naturales por los que los padres no deben sentirse alarmados. El hipo tiene más probabilidades de aparecer justo después de que el bebé ha sido alimentado o cuando se ha emocionado mucho. Conforme los órganos de un recién nacido se desarrollan y maduran, el hipo disminuye en intensidad y frecuencia.

baby dylan's hiccups cured
Mira a la mamá de
Dylan curar su
hipo utilizando nuestro producto hermano
Tummy Calm®

El hipo no tiene nada que ver con la respiración. Está causado por una contracción repentina del diafragma que a su vez ha sido generada por una irritación o estimulación de este músculo. Algunos pediatras importantes opinan que el hipo en los bebés está causado por la alimentación (pecho, fórmula u otros alimentos) o por una caída en la temperatura que causa que el bebé tenga frío. El hipo es considerado inofensivo a menos de que sea tan persistente como para interferir con la alimentación y el sueño de forma regular. Los bebés con enfermedad de reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés) pueden tender a tener hipo con más frecuencia, acompañado por la tendencia a sentarse, toser y a estar irritables. Estos comportamientos deben ser comentados con el médico al igual que los ataques demasiado frecuentes de hipo sin control, particularmente cuando tienen 1 año. Aunque el hipo muy raras veces es la señal de una condición médica subyacente más seria, nunca hace daño ser precavido.

¿Cómo acabar con un ataque de hipo? Los viejos cuentos de camino y las tradiciones culturales y étnicas ofrecen una gran cantidad de métodos que se remontan a siglos atrás. Generar un susto inesperado al romper una bolsa de papel inflada o hacer caer una llave por la espalda de la persona que está sufriendo el ataque son parte de las leyendas más populares. Ciertamente golpear a un bebé en la espalda o manejarlos de forma brusca de cualquier forma nunca es aconsejable. Pero un masaje gentil en la espalda, un sorbo de agua o darles algo que succionar, pueden funcionar. El hipo normalmente molesta a los padres más que al bebé, aunque pueden generar incomodidades en el momento de alimentar al bebé. Cambiar la posición del bebé e intentar ayudarle a eructar o a relajarse también puede ser de ayuda.

Si el hipo no desaparece por sí solo dentro de cinco o diez minutos, unas pocas gotas de una cura natural como el agua de gripe de Colic Calm podría mejorar las cosas. Si el bebé sufre con frecuencia de hipo, siempre es mejor intentar alimentarlo cuando está calmado y antes de que esté extremadamente hambriento. Esto debería reducir las probabilidades de aparición del hipo durante el proceso de alimentación. Hay que intentar hacer que el proceso de alimentación sea tan calmado, silencioso y suave como sea posible, con la mínima cantidad de distracciones externas para el bebé. Si el hipo de hecho ocurre durante la alimentación, lo mejor es detener la alimentación y darle la oportunidad de calmarse. Ayudar al bebé a eructar también puede ayudar. Conforme un niño se desarrolla la incidencia del hipo debe disminuir y se convierte en uno de esos comportamientos que los bebés sencillamente van dejando atrás.

Bebé Miles

Mire al bebé Miles curarse del hipo con el uso de Colic Calm.

Qué Están Diciendo Los Padres

Parent Testimonials

“¡Colic Calm funciona de maravilla para calmar el hipo de nuestro bebé! Le dan los peores ataques de hipo que no lo dejan dormir e incluso media dosis de Colic Calm los detiene casi inmediatamente”.

Jenith L. PhD. Springville, UT

“¡Me alegra mucho decir que estamos muy felices con Colic Calm! A nuestra bebé Madeline le encanta también. Somos padres primerizos y cuando Maddie lloraba por los dolores de los gases no lo podíamos soportar. La primera vez que se lo dimos para el hipo nos impresionó muchísimo que se curó inmediatamente. Le daba todo el tiempo cuando estaba embarazada con ella, y sigue teniéndolo todo el tiempo, por lo que es muy bueno contar con algo seguro y efectivo que darle para todos sus problemas digestivos. Planeo dar Colic Calm como regalo para el próximo baby shower al que asista. Sé que será el mejor regalo que reciban. Gracias, sinceramente”.

Kimberly F. Chaptico, MD

“Colic Calm ha funcionado de maravilla para el hipo de mi bebé. Utilizo solamente un poquitico y el hipo de mi bebé desaparece instantáneamente. Esto es para lo que utilizo principalmente Colic Calm porque le da hipo alrededor de 5 veces al día y se frustra con ello. También interfiere con su tiempo de sueño, pero una vez que le doy una pequeña dosis de Colic Calm y se duerme fácilmente. Gracias por este increíble producto”.

Amanda B. West Allis, WI

“Aunque ha superado esta incomodidad y los gases, ¡su producto es lo único que lo ayudaba con sus hipos! Le encantaba el sabor – y parecía estar esperando que se lo diera. Ahora tenemos una botella “por si acaso”, pero realmente le recomiendo este producto a cualquier persona que tenga un bebé con problemas de gases”.

Elizabeth R. Blossvale, NY